4 feb. 2015

MAÑANAS BLANCAS EN EL JILOCA Y GALLOCANTA





Hoy 4 de febrero, ha sido uno de esos días que todos llevamos a deseo, de esos días que esperas levantarte, ver todo blanco y además que salga el sol. Con una mínima de menos 4,5 grados bajo cero Calamocha amanecía de un color blanco con reflejos brillantes de los vagos rayos de sol. 




Los pinzones y carboneros, habituales pajarillos en el comedero de cacahuetes de enfrente de casa, hoy lo tenían más difícil, la nieve les dejaba sin sus provisiones de estos meses de invierno.




El puerto de Tornos, estaba mejor de lo esperado y como ya salía el sol, el paisaje estaba precioso.

Tornos


Carretera Tornos-Bello

La laguna hoy vestía el traje más invernal. El reflejo del sol, la nieve y el cielo hacía creer que era un espejo.




Da igual en la estación del año que estemos, primavera, verano, otoño o invierno, a mi modo de ver Berrueco es un pueblo que siempre destaca por su encanto.  

Berrueco 

Al llegar a la Ermita del Buen Acuerdo, las primeras grullas. El trompeteo de una pocas hacía que todo el bando se levantara.



Ermita del Buen Acuerdo 


Desde la ermita, panorámica del pueblo de Gallocanta con la laguna nevada..... ¡¡no hacen falta más palabras¡¡

Gallocanta con la laguna

 Y pasado el observatorio de los ojos....una lechuza campestre posada en el campo, una pena no llevar un objetivo de mayor alcance.

Lechuza campestre posada y bando de grullas al fondo

Preciosos paisajes, luces, parideras,  árboles solitarios, grullas, pueblos casi desiertos con ese maravilloso olor que desprenden las estufas de leña.... Todo cubierto de un color blanco brillante que sólo unos pocos días al año  podemos disfrutar.... yo no me lo pierdo por nada ¿y tu?.





Carmen Alijarde

6 comentarios:

  1. Bonita estampa, y recuerda:

    Excurjilocate
    Que no tengan que venir a decirnos, ¡el Jiloca también es bonito¡.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el apunte.
    Aunque parezca una tontería debemos de ser conscientes la riqueza patrimonial y natural de nuestra tierra.

    ¡¡que no tengan que venir a decirnos el Jiloca y la Laguna de Gallocanta también son bonitos¡¡

    ResponderEliminar
  3. Buen reportaje, Carmen. Es verdad que una cosa es el amor que uno tiene por su tierra y otra cosa "presumir" de la belleza de la misma. Con respeto a todo el mundo, se puede hacer -vosotros lo hacéis muy bien- No hay que obcecarse con lo propio, pero tampoco tener complejos y pensar que en cualquier sitio hay cosas mejores. Sólo son diferentes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por esa aportación, me gusta, sólo son diferentes.

      Eliminar
  4. Que pena no haber podido estar allí para ver todo en vivo y en directo, menos mal que te encargas de enseñarnos lo bonito de nuestro terreno y a saber apreciarlo. A seguir así.
    S.A.L

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sara, en cuanto vengas nos vamos de ruta con la tribu perruna.

      Eliminar