19 mar. 2014

Una entrañable historia. Gigantes del Jiloca: los chopos cabeceros.


Chopos cabeceros en la Virgen del Rosario (Luco de Jiloca)

Si buscamos “gigante” en el diccionario encontramos: enorme, excesivo o muy sobresaliente en su especie. No hay mucho que explicar si la entrada se titula “Gigantes del Jiloca: los chopos cabeceros. Estos árboles (Populus nigra), durante muchos años han sido podados cíclicamente para usar sus vigas en la construcción, adquiriendo majestuosas formas arquitectónicas naturales por el engrosamiento de su tronco.

Desde hace muchos años, en tierras del Jiloca se trabaja por la puesta en valor de este árbol, además de su conservación en el tiempo, se pretende que la gente conozca, valore y disfrute de un árbol que identifica nuestro territorio, pocos sitios a los que vayamos observaremos chopos cabeceros. Por ello y como ejemplo a seguir, quería contaros una entrañable anécdota, en la que unas amigas demostraron ser embajadoras de los “gigantes del Jiloca”.

Gigantes del Jiloca
Y la bonita historia comienza así:

Hace cosa de un mes, la familiar de un amiga, decidió visitar su familia calamochina. Apasionada por la naturaleza y  aprovechando su visita en plena migración de grullas,  había que hacer una parada obligada en la “La Laguna de Gallocanta”. La familia ya tenía prevista esta excursión desde que sabían de su visita. Manoli quedó admirada de semejante espectáculo de la naturaleza y no vasto sólo con el sábado que se animó a ir en la madrugada del domingo para ver la salida de las grullas.  Hasta aquí, es lo que yo os podría contar que sabía de la visita de Manoli, pero mi sorpresa vino días después cuando me enteré que lo más bonito estaba por llegar.
Pilar y Sandra, dos de mis amigas, se animaron a ir a ver el amanecer de las grullas con la familia de Pilar, nada menos que a las 6:30 de la mañana estaban en pie. Después de ver el amanecer, la salida de las grullas y un buen almuerzo, se vieron sorprendidas, quedaba mucho día por delante y  de repente tenían que ser ellas las guías de naturaleza, ¿dónde nos podéis llevar?...

Daroca, Anento, Peracense, un paseo a orillas del río Jiloca…., muchos son los lugares que hubiesen sido dignos de visitar  y quedar admirado, pero ¿cuál fue mi sorpresa?, ¿dónde creéis que fueron?, no lo podía creer cuando me contaron que habían ido a ver “chopos cabeceros”.  Profesionalmente expertas en los números y la publicidad, imaginareis que no importa  lo que le contaran y ni cómo lo hicieran, lo importante es que ellas sabían que  en estas tierras del Jiloca el chopo cabecero es de especial importancia y ¿por qué no?, muy digno de ver si viene alguien de fuera.

Desde hace ya algunos años, los chopos cabeceros están dentro de mi lista de “árboles preferidos” y ello conlleva, además de ser mi trabajo, que  la gente más cercana tenga que escuchar sobre el tema. Fue curioso cuando me contaron, sin darle mayor importancia, que habían ido a ver chopos cabeceros en Burbáguena y en el Salto. Para mi fue una historia preciosa, que hasta hoy no les había desvelado. Son muchos años los q ue se lleva trabajando por conseguir que esta especie siga adelante y porque seamos capaces de apreciar su singular belleza y todos sus valores ambientales asociados. Pilar y Sandra sin darse cuenta estaban haciendo una labor increíble, un labor que es cosa de todos, y todos, al igual que ellas debemos ser ¡embajadores de nuestra tierra¡ y ¡embajadores de los chopos cabeceros¡.

Sería un delito desde mi persona, si terminase esta entrada sin hacer  un pequeño comentario de la gran idea de un buen amigo dedicado a la hostelería, Javi. Un buen día me dice que tenemos que hacer un pequeño texto sobre los chopos cabeceros para entregar con cada “tapa” del certamen “Aragón con gusto” que  llevaría el nombre de “Amiguitos del chopo cabecero del Jiloca”. Creo que todavía, a día de hoy, no es consciente de la gran idea que tuvo desde el punto de vista divulgativo y de educación ambiental.  Como ejemplo os contaré el que me pasó a mí. Dos amigos fotógrafos de Alicante vinieron  el fin de semana a  la Laguna de Gallocanta. Casualmente fuimos a cenar a “ Selección”, el restaurante de Javi y con el papelito de la tapa, estuvimos hablando un buen rato de los chopos cabeceros,¡eso es divulgación¡, eso es ¡ser embajador de los chopos cabeceros¡, ¡felicidades Javi¡


Tapa "Amiguitos del chopo cabecero". Selección Calamocha                               
Esta entrada la quiero dedicar a todas aquellas personas que llevan tantos años y tantas horas de trabajo para conseguir entre otros muchos objetivos,  cosas tan sencillas como estas, ¡enhorabuena¡.

Comienza la primavera, ¡salgamos al campo¡, ¡disfrutemos de la naturaleza¡ y como dice mi amigo Chabi ¡a ponerse las gafas¡ de vez en cuando nos cruzaremos con esos maravillosos “Gigantes del Jiloca”.
EXCURJILOCATE, que no tengan que venir a decirnos, ¡los chopos cabeceros y el Jiloca también son bonitos¡

Carmen Alijarde.

1 comentario:

  1. Hola! Soy Manoli. Es verdad que fueron unas guias estupendas y ya descubrimos que hay mucho que ver en esa zona, las grullas, los chopos cabeceros, el rio.. y muchas mas cosas que me iban contando de ese "paisaje estepario" ( como tu dices). Volveremos , porque las grullas merecen la pena, los chopos con las hojas, y no me quiero perder las avutardas.....

    Gracias por todo y besos
    Buen trabajo

    ResponderEliminar